En el 2003 la directora y productora Kimberly Bautista tuvo su primer contacto con los casos de femicidio y feminicidio en América Latida después de ver la película Señorita extraviada, acerca de los asesinatos violentos de mujeres en Ciudad Juárez, México, de Lourdes Portillo. Kimberly co-fundó la organización “Rompe el silencio por ellas” (SOFT, por sus siglas en inglés) con amigos en la Universidad de Pitzer después de haber creado una pintura que criticaba la falta de acceso a información que un ciudadano típico estadounidense tiene respecto a la violación de los derechos de las mujeres. A través de su activismo estudiantil ella se contactó con personas que trabajaban en Guatemala, y decidió iniciar la producción del documental Justicia para mi hermana, mientras completaba su maestría en la Universidad de Santa Cruz, California.

 

En octubre del 2011, se forma el Colectivo Justicia para mi hermana en Guatemala con una serie de talleres para capacitar líderes con el objetivo de llevar el documental Justicia para mi hermana a diferentes comunidades de todas las regiones del país. Con el apoyo de la Embajada de Holanda en Guatemala hemos capacitado a 18 personas en técnicas de sanación, hablar en público y en prevención de violencia. Estas personas a su vez llevaron el documental a 60 comunidades de Guatemala.

Durante enero, febrero y marzo del 2012 el grupo nuevamente recibió capacitaciones y participó en terapia grupal en el Centro de Sanación Q´anil. En esa ocasión recibimos apoyo de la Embajada de EEUU en Guatemala y logramos alcanzar 80 comunidades durante la gira nacional con nuestro grupo de líderes. 

 

 

En junio del 2012, el Colectivo Justicia para mi hermana se formó en Los Ángeles tras un retiro y una formación. La campaña ha tenido un gran impacto en sus facilitadores así como en los participantes de todo el sur y el este de Los Ángeles. En la primavera y el verano del 2013, organizaciones en Los Ángeles como Educación Acción Social Comunitaria (CESA, por sus siglas en inglés) y Corazón del pueblo, organizaron proyecciones comunitarias, en las cuales, los miembros del público que quisieran involucrarse más podían acercarse para ser voluntarios.

En septiembre de 2013 nuestro equipo en Guatemala colaboró con el grupo “Aquí entre hombres” llevando el documental a más de 1000 personas, siendo nuestro grupo meta miembros de la policía, jueces y abogados. Nuestra tercera etapa de difusión en Guatemala fue financiada por Movies That Matter de Holanda, también pudimos proyectar nuestro documental con diversas embajadas y agencias estatales de la región.

 

Actualmente estamos replicando el programa y las iniciativas en toda América Latina. Visita nuestros eventos anteriores en la página y entérate de dónde hemos tenido proyecciones del documental.